¡Larga vida para La Hierba!

Y como todo lo que está hecho de amor y chorreando ilusión, llega un momento que adquiere vida propia. Así ha sucedido con la obra de teatro más ganchera que nunca existió. Ya no es nuestra, ahora ya vuela con alas propias.

Ha sido tan bonito participar, ayudarla un poquito a nacer, que ahora que se ha hecho mayor y tiene una gran personalidad cuesta dejar que se vaya.

Probablemente vuelva. Estoy segura que se va a resistir a caer en el olvido, pero ayer la vimos tan linda que nos dio una sensación conocida entre la alegría y un poco de tristeza entremezcladas.

¡Que tengas larga vida Hierba!

Una vecina-actriz

hierba 02 06 2019

La Hierba ha vuelto

Nuestro espectáculo se llama “La Hierba Siempre Volverá”, así que era lógico que volviésemos a tomar las calles para representarlo otra vez.

Han pasado varios meses desde que el Gancho nos prestó su paisaje para que lo usáramos a modo de teatro y queríamos repetir.

hierbacomunitario

En todo este tiempo ha habido algunos cambios, se han incorporado nuevas personas a nuestro grupo cada vez más grande y debíamos hacerles un hueco para que pudieran disfrutar de una experiencia que no se puede explicar con palabras y todas y cada una han respondido involucrándose como si hubieran estado desde el primer día.

También hemos tenido algunas bajas, ya que aunque el Teatro se ha convertido en una parte muy importante de nuestras vidas, no es la única y hay compromisos que te impiden poder estar disponible a tiempo completo… Pero aun así, algunas de estas personas que ahora no han actuado han podido venir como público para disfrutar La Hierba desde otra perspectiva.

Otra de las cosas que va cambiando es nuestra manera de afrontar la actuación, cada vez estamos más seguras y más cómodas en nuestros personajes, lo que le va dando poco a poco mayor coherencia al conjunto y eso se nota desde fuera.

Algo que siempre cambia en el teatro es el público y eso que son muchas personas las que ya nos han visto en más de una ocasión, pero la obra tampoco es siempre la misma, está viva, como el público, que nunca falla, está pendiente de todo lo que ocurre, no pierde ningún detalle, interactúa con nosotras, nos presta sus sonrisas, a veces también sus lágrimas de emoción… y nos aplaude, algo que nos hace sentirnos en un teatro, aunque no estemos en uno.

También el Gancho cambia, no es que en estos pocos meses se haya transformado, pero es posible que sí a nuestros ojos, tal vez somos más conscientes de lo que nosotras mismas estamos contando en la obra, tal vez cada ocasión en la que volvemos a recorrer sus calles nos damos cuenta de alguna otra cosa de la que no nos habíamos percatado, tal vez estamos aportando nuestro pequeño granito de arena.

Ahora nos queda esperar a ver si La Hierba Siempre Volverá… yo espero que sí, que de alguna manera, cada cierto tiempo, podamos volver a tomar las calles y reivindicar un barrio en el que no va a cambiar nada a la vez que todo cambia.

Un vecino-actor

Resonancias diversas. Aportaciones del público

El 30 de septiembre estrenamos nuestra obra dentro del marco del festival Zaragoza Escena. Cuando terminó, la sede de la Asociación Vecinal Lanuza-Casco Viejo nos acogió para mantener un breve coloquio entre vecinas-actrices y público asistente, introducido y moderado por Arantza Enríquez.

01_la-hierba-siempre-volvera-sep.-18-22005-5105

Aquí dejamos algunos fragmentos de las intervenciones de personas del público que se produjeron en ese coloquio. En este caso, nosotras escuchábamos y el público hablaba en voz alta. Entre los fragmentos, hemos colocado algunas fotografías de la representación realizadas por nuestro amigo Javier Roche.

“Yo querría preguntar por la elección del lugar donde hemos empezado, porque me parecían muy bonitos esos edificios y nunca me había fijado antes.”

“Como público se agradece mucho que todos los personajes tienen como su vuelta, que no son simples. Yo estuve en aquella primera actuación en la plaza Santo Domingo, y también vivo en el barrio, soy de las neohabitantas (risas). Y desde aquella primera actuación ya había como ciertos perfiles porque al final es lo que pasa en el barrio, pero se ha enriquecido muchísimo. Y bueno, pues te hace pensar. Me parece que cuando se lleva a lo cómico a veces se quedan los estereotipos muy aislados y aquí eso no pasa.”

02_la-hierba-siempre-volvera-sep.-18-21223-4323

“La verdad es que sí que creo que se debe mantener un diálogo con ambas partes porque entre medio estamos los que no estamos ni en un sitio ni en otro, sencillamente queremos convivir, convivir tranquilamente. Porque aquí se convive día a día con una problemática que sería absurdo negar. Entonces en algún momento tendrá que haber unas actuaciones más tendentes a Las Armas y otras actuaciones más tendentes a lo otro, pero tiene que haber un diálogo. Habrá veces que habrá que intervenir de otra forma que no sea el diálogo, eso es una evidencia. Es que el problema del que estábamos hablando es de droga, de prostitución, de pobreza extrema. Por ejemplo, un momento que a mí me ha emocionado mucho, es cuando estabais cantando en la esquina, en el balcón, y se estaban diciendo unas cosas tan duras, tan duras… Era algo realmente desgarrador pero lo habéis introducido perfectamente en un momento cómico. Está claro que esto era necesario. No sé quién tendrá que mediar pero todos tenemos voz, y en esta obra sí que han habido muchas voces. Aquí tenemos que convivir gente que hemos vivido toda la vida, yo llevo viviendo toda la vida en este barrio, con gente que viene ahora, que tiene otras ilusiones o que está abriendo otras puertas.”

03_la-hierba-siempre-volvera-sep.-18-20675-3361

“En relación con esto que decís, una palabra importante para el teatro comunitario es transformar, ¿no? ¿Cómo os habéis sentido transformadas vosotras y vosotros en este proceso? ¿Os habéis transformado?”

“Conozco a otras personas que también fueron entrevistadas y que compartieron también lo que habían dicho y yo lo he visto en la obra y he reconocido algunas palabras mías, y se me pone la piel de gallina. Sobre todo creo que es una experiencia muy emocional. En todos los barrios pasan cosas pero creo que aquí está todo a la vista, y lo que habéis puesto, esta contribución por parte del teatro comunitario, tiende a visibilizarlas aún más, a colectivizarlas más, a hacerlas más comunes. Entonces creo que todo ese recorrido, como cantabais, nos da inmunidad, nos sube las defensas.”

04_la-hierba-siempre-volvera-sep.-18-21761-4861

“Hay una frase que resume lo que habéis hecho, cuando el diseñador le dice a los niños que no se lo lleven a lo personal. Una obra de teatro, el arte, te puede provocar mil reacciones, y la frase que me salía es que esto no es personal, es colectivo. O no es personal, es político. A mí eso me ha resonado mucho. Seguro que a otras personas les han resonado otras cosas y creo que es parte de la riqueza del arte, que puede provocar resonancias diversas y a veces incluso quienes lo habéis creado no las queríais provocar.”

Enganchando los Hilos

Resaca emocional

Y yo que pensaba que no tenía comentarios dignos de ser compartidos en este blog y de repente hoy no paran de venirme ideas a esta cabeza que hoy está en ebullición. Así que voy a intentar hilvanarlas para poder compartirlas aquí. Espero que entendáis si me enrollo un poco.

***La Christy me dice que al lío ya y que me deje de tanta tontada. Y que si me enrollo o me repito o me trabuco, calladitos toos que así estáis tope guapos. Que hoy no tiene ganas de ponerse toa chunga***

Esta mañana me he levantado cansada, pero todavía con el subidón de ayer, con ganas de ver qué se había publicado en Facebook y me he encontrado con los vídeos que trasmitió en directo el C.S.C. Luis Buñuel. Realmente me he quedado literalmente enGanchada mirando los videos de las vecinas, el pregonero, las trabajadoras sociales… Videos que me han permitido ver una parte de la obra, que por estar actuando nos perdemos y realmente me ha sorprendido y me he vuelto a emocionar al ver a todos mis compas del teatro dándolo todo y como todo encaja a las mil maravillas en este escenario tan auténtico como es el barrio del Gancho.

Luego como todos los días de camino al trabajo, he pasado al lado de la Iglesia de San Pablo y me he parado a mirarla, pero hoy la he visto con otros ojos… y he mirado el barrio con mucho cariñito, pero también he mirado las calles sucias y los adoquines rotos con una perspectiva diferente. Hoy realmente he hecho un click y sé que a partir de hoy el Gancho ya ha pasado a ser para mí otro barrio, más mío. Y sí, lo reconozco, estoy infectada por la comunidad y realmente me siento Ganchera.

Ayer, más en especial que ningún día, disfruté muchísimo ya desde minutos antes que empezara la función, de hecho la Christy se apoderó de mí, mucho antes de que empezáramos a actuar y, desde el minuto que pisé la plaza del Oasis, me puse a interactuar con la gente que llegaba tarde buscando el lugar de partida; incluso con mis amigos habló la Christy y no yo. Y desde ahí ya supe que no la podía parar, que se me había metido el bicho y que todo iba a salir bien, pasara lo que pasara.
Solo hubo un momento en que realmente me puse un poquito nerviosa, cuando se acercaba la gente y era tanta gente, más de la que esperábamos… pero rápidamente la Christy volvió a tomar el mando y empecé a disfrutar mirando al público, sus caras de sorpresa, sus sonrisas, algunos emocionados, cada uno por diferentes motivos y otra vez más me volví a dar cuenta que el público me empodera y me hace darlo todo, disfrutando un montón y al parecer eso también les llega.

Y por eso hoy más que nunca me siento muy agradecida por los momentos mágicos que hemos vivido en estos días, momentos que quedarán para siempre en mi memoria.
Y es un agradecimiento a todos en general, a mis “compas” de teatro porque es un grupo genial, a todos los gremios que han colaborado con nosotros, regidores, técnicos, fotógrafos, vestuario y diseño, maquillaje, pero hoy quiero hacer un guiño especial a la peluquera… porque hubo peinados que me encantaron… la Christy estaba la mar de divina, ja, ja…

Hacer una mención especial a algunos de nuestros compas que no solo han colaborado actuando, sino también activamente en las comisiones de dramaturgía, música o vestuario o haciendo otras cosas, como programas de mano o relatoría.
También agradecer a todos esos vecinos que han sido tan valientes de dejarse entrevistar y decir lo que realmente piensan del barrio, sin pensar si plantearse si es políticamente correcto o no, porque realmente ayer ellos eran los protagonistas. Sé que algunos estaban allí ayer viendo la obra y se emocionaron al oír frases literales que ellos mismos habían dicho en labios de nuestros personajes. Y a Juan por haber sido capaz de hilvanar esas historias y plasmarlas en una obra y a la vez permitir que nuestros personajes se salgan un poquito a veces de ese guión y le den su propia forma.

Y muy especialmente quiero agradecer a estos “profes compis” de la Imaquinaria por haberse dejado inducir por su sueño, por hacer posible que estos momentos se hayan dado, por haber apostado por este proyecto, que cada día he ido valorando más y más por lo que significa, por haber creído en que todos podíamos hacerlo, por haber confiado en el caos (frase que tomo de Marta, porque… “Me encaaaaaanta”), y por tantas y tantas horas de esfuerzo y creación que le han dedicado. Porque eso se contagia y hace que todos nosotros demos lo mejor de nosotros mismos y que personas como yo que a veces nos cuesta el comprometer tanto tiempo de nuestros ratos de ocio se comprometieran como mínimo a venir todos los días al ensayo…

Pero, ¿qué es lo mejor de nosotros mismos? En estos días han salido conversaciones en el grupo que me han hecho pensar en que a menudo valoramos lo que aporta cada uno en función del tiempo que se le dedica… ¿o no?… porque yo creo que cada uno aporta en la medida que puede o a veces quiere y eso no hace a nadie más valioso ni más ni menos, ya que cada uno aporta un valor al grupo distinto y único, incluso los que en estos momentos no están aquí siguen teniendo su hueco en este entramado y siempre lo tendrán, nadie sustituye a nadie sino que añade un valor nuevo y eso hace a este grupo tan grande y enriquecedor, ya que todos formamos parte de “esa inmensa malla en la que me duele si te pierdo”.

Por otro lado, ayer nos preguntaron en el coloquio que cómo nos había trasformado esta obra o nuestro papel en ella. Y me vinieron varias ideas pero hoy me ha venido una alta y clara. Este mes ha sido un mes complicado personalmente y tengo que decir que para mí la Christy ha tomado un papel protagonista muchas veces que le ha ayudado a Rosa a desdramatizar algunas situaciones y a mirar las cosas desde una perspectiva mucho más sencilla. Por eso quiero agradecer a la Christy y al Teatro Comunitario por permitirme descubrir una parte más de mí que permanecía dormida o escondida.
Ayer fue un día mágico de esos que quedará grabado en mi recuerdo con letras mayúsculas. Y que un día más doy gracias a todos por ayudarme a sentirme más ATADA A LA VIDA SIN MIEDO.

***Buahhh prima! La Christy me dice que corte el rollo ya, que esto es infumable y que no lo va leer ni Cristo, así que corto y cierro! Pssss!***

Una vecina-actriz

Faltan días solo

Supongo que me pondré nerviosa, y hasta muy nerviosa cuando llegue el día del estreno, o quizás no…
Es la primera vez que participo en una obra de teatro así completa.
Solo quiero acordarme de todas las frases y sé que lo demás saldrá rodado.
Pero vale la pena y mucho, porque estoy tan segura que va a salir genial. Y también es cierto que lo importante es participar, formar parte de un proyecto admirable, ser una más de las vecinas que, gancheras o no, esa tarde lo seremos y de primera.
Y lo que más vale la pena son todas las personas involucradas, impregnadas de sueños e ilusión. Todas con un gran valor, unas por lanzarnos a la aventura y otras por auparnos a hacerlo.

anuncio obra principal

En unos días estrenamos.
La hierba siempre volverá.
Y no me cabe duda de que para cada una habrá un antes y un después, inéditos aún, desconocidos…

Una vecina-actriz

El relato, que no llegó a ser, de nuestro aviso de obra

El día 24 de junio, como parte de las fiestas populares del barrio del Gancho, llevamos a cabo por algunas calles del barrio, tal y como habíamos anunciado, nuestro aviso de obra. Llamamos aviso de obra a la representación del fragmento de la obra que tenemos preparado hasta el momento, advirtiendo que ni es la obra completa ni será su versión definitiva, con el objetivo de experimentar con público en directo y en los escenarios reales todo lo que hemos preparado. Su objetivo es que nos sirva para calibrar posibles cambios y adaptaciones necesarias que, durante la puesta en escena de la obra, son difíciles de prever.

Teníamos pensada una manera de relatar la realización de este aviso de obra a través de los testimonios de algunas personas del público a las que habíamos avisado con antelación para que, al finalizar la representación, esperaran un momento y contasen sus impresiones a Félix (de Atelier de Ideas S.Coop), la persona encargada de la parte profesional de la relatoría y quien les iba a grabar con una cámara de video para después elaborar un breve montaje de vídeo con sus declaraciones.

Habíamos preparado tres preguntas que íbamos a formular a cada una de ellas:
-¿Con qué imagen del barrio del Gancho te vas tras haber presenciado el aviso de obra?
-¿La representación te ha despertado alguna emoción? ¿Cuál, cuáles?
-¿Cambiarías, añadirías o sustituirías algo del aviso de obra para la representación del estreno en septiembre?

Todo esto lo teníamos preparado pero no lo pudimos conseguir. Durante el mes anterior, Félix se había enfundado el traje de vecino-actor y se había preparado para representar un pequeño papel en la obra, con el propósito de probar a fondo su objetivo de relatar este proceso “desde dentro”. Pero durante el aviso de obra, y cuando lo terminamos, este papel de vecino-actor sobrepasó totalmente su otro rol de relator y, rebosante de las emociones producidas durante el aviso de obra, no fue capaz de cambiar de registro en tan poco tiempo y no pudo empuñar la cámara y grabar las impresiones de las personas del público con las que habíamos quedado antes.

la-hierba-siempre-volvera-1076

Así que otra cosica más del aviso de obra que no resultó como estaba previsto. Otro aprendizaje conseguido. Y otro descosido más que hemos preferido dejar a la vista en este relato de La Hierba Siempre Volverá.

Enganchando los Hilos